Entorno

UN PASEO POR BENICASSIM

Image UN PASEO POR BENICASSIM

El corazón de Benicassim se articula en torno a la calle de la Iglesia Parroquial de Santo Tomás de Villanueva (neoclásica, 1769-1776) situada frente a la Fuente del Señor.

Múltiples comercios y servicios imprimen vida a esta calle principal del casco antiguo, en la que también se encuentra el Ayuntamiento de Benicassim, además la Casa de la Cultura, la Biblioteca municipal y el Cine-Teatro.

Un recuerdo histórico del antiguo trazado del ferrocarril sobrevive en este centro histórico, del denominado Puente de Hierro. Se ha conservado por la singularidad de su construcción, los cenicenses cuentan que fué obra del mismo autor que la Torre Eiffel.

BODEGAS CON TRADICIÓN

Image BODEGAS CON TRADICIÓN

En el Casco urbano de Benicassim encontraremos Bodegas Carmelitano, que originariamente estaba ubicada en el monasterio de los carmelitas en el Desierto de las Palmas y en 1912 fué trasladada a un solariego edificio de esta localidad de Castellón.

Dicho licor fué creado por Fray Antonio Jesús María a finales del siglo XIX, combinando hierbas aromáticas, semillas y raices del Desierto de las Palmas.

Una visita a la bodega le permitirá conocer el proceso de elaboración que respeta la tradición de los antiguos monjes, además de cavas y la degustación de sus afamados licores, moscateles, brandys y vinos añejos.

EL DESIERTO DE LAS PALMAS

El Desierto de las Palmas integra 3200 hectáreas de especies protegidas, donde el visitante de Benicassim podrá encontrar el rojizo característico del ródeno entre senderos, barrancos y manchas boscosas además de disfrutar de las maravillosas vistas que sus picos la mola del Morico (694 mts) y el Bartolo (729 mts) ofrecen de la costa y de los otros tres parque naturales, casi limítrofes; el Prat de Cabanes-Torreblanca, la Sierra de Espadán y la Sierra de Irta.

Declarado Parque Natural en 1989, ofrece múltiples posibilidades para el ocio, visitas culturales, senderismo, equitación, mountain-bike, etc.

En pleno corazón del desierto se encuentra el centro de interpretación La Bartola donde encontrarán información sobre la flora, fauna, rutas, ... y además un centro de recuperación de tortugas.

En dicho desierto es donde los monjes carmelitas escogieron su ubicación en el siglo XVII para construir su monasterio, que posteriormente fue arrasado por las intensas lluvias torrenciales, viéndose obligado a trasladarse a su actual emplazamiento en 1783 situado al pie de este anfiteatro montañoso que protege Benicassim.

 

RUTA DE LAS VILLAS

La playa de Benicassim forma una bahía en cuyo centro mismo se levantan las villas que se construyeron en las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siglo XX.

Las primeras villas comienzan a edificarse en 1887 tras las obras del ferrocarril del Norte, convirtiéndose en una zona de veraneo que atrae a la burguesía de Castellón y Valencia.

En la zona costera de Benicassim será conocida durante mucho tiempo como el pequeño San Sebastián o como el Biarritz levantino debido a las lujosas construcciones y a las celebraciones que tenían lugar.

La ruta de las villas se divide en dos zonas "el infierno" llamada así por las grandes y escandalosas fiestas que en dicha zona se celebraban y "la Corte Celestial" debido al carácter pacífico y tranquilo de sus habitantes. En cierta medida los habitantes de las villas eran los emisarios del progreso y de las nuevas corrientes sociales, culturales, política, una oleada de modernidad, estética y música que no caían en saco roto.